Es conveniente conocer que las leyes, actualmente, hoy en día son las que obligan a tener un programa de mantenimiento sobre la mayoría de maquinaria que tienen las empresas.

Por tanto, no pensemos que es el departamento de producción, o ni mucho menos, los deseos del jefe de mantenimiento, ni mucho menos, la garantía que, en principio, oferte cada fabricante con respecto a los equipos adquiridos

Las actuales leyes acerca del mantenimiento, hablan en general de un mantenimiento preventivo obligatorio, en la mayoría de casos motivado por cuestiones más de normativas de seguridad y el cumplimiento de la de prevención de riesgos,  no sólo para los trabajadores, sino también, pensando en la población que pueden verse afectada. Ejemplos muy conocidos, son por ejemplo los aparatos de aire acondicionado de los locales de pública concurrencia, en edificios con instalaciones y torres de refrigeración en prevención de contaminación por “legionela”. Otro claro ejemplo de mantenimiento de este tipo sería el que habitualmente se realiza en extintores y sistemas de detección contra incendios, los mantenimientos de las instalaciones eléctricas y casos de similar magnitud.

El mantenimiento ha venido evolucionando a lo largo de los años, incluso dentro de nuestro país dado que muchas comunidades autónomas tienen cedidas las competencias en esta materia, lo que permite a cada una de ellas adaptar sus leyes a sus necesidades. Por tanto las administraciones, tanto europeas, la nacional, las regionales y locales son las que marcan estas pautas de actuación y realizan los controles y seguimientos correspondientes.

El propietario de cada instalación y maquinaria es el responsable del cumplimiento de la normativa y quién lógicamente, quien debe realizar la planificación, , ejecutar esta ordenanza y llevarla a su fin. En muchos casos, este mantenimiento se subcontrata a una empresa especializada y autorizada la que lo lleve a cabo  (normativas OCA) pero sería siempre el titular, el responsable último de que ese mantenimiento este en regla y acorde a las leyes vigentes.

Entre las responsabilidades se encuentran la de disponer y mantener un registro de cada uno de los  equipos, realizando una adecuada identificación e incluyendo el seguimiento histórico de fechas y actividades de intervenciones realizadas sobre cada máquina.  Es, en este punto, donde el uso de un GMAO como gmao.cloud es de una vital eficacia.

El GMAO nos permite:

  • Mantener todo el control detallado del mantenimiento legal planificado y las intervenciones en cada máquina.
  • La previsión de los recursos de cualquier índole,  tanto internos como externos y los recursos materiales que se demanden para su correcta intervención.
  • La adecuación y correcta medición de los costes en la inspección de las instalaciones, al poder llevar un histórico fiel de las inspecciones realizadas.

Además, en gmao.cloud, como empresa de servicios informáticos, ponemos a disposición de nuestros clientes con nuestro software, una solución global y útil, pudiendo integrar sus bases de datos y software actual en funcionamiento, para integrarlo con nuestras soluciones GMAO, de forma automática, según cada sector. Esto le permite hacer integraciones informáticas menos traumáticas, más ágiles y sin problemas inmediatos.

¿Quieres más información?


Acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Otros Posts...