10 agosto, 2016 1467 Beneficios, GMAO

La decisión de implementar un GMAO en la estructura de mantenimiento, puede y debe suponer un buen punto con el objetivo de plantearse un más adecuado control de costes para cualquier empresa. El objetivo de hacer un gasto razonable en repuestos y pedidos de materiales, así como mejorar todas y cada una de las tareas de mantenimiento, mejorando el flujo de ordenes de trabajo, adaptando los correspondientes informes que, en definitiva, permitan mejorar notablemente los presupuestos anuales en esta área en cada empresa, va a demostrar que un GMAO es una apuesta de valor diferencial para una empresa.

Implantar un GMAO no debe implicar diferencias notables, con respecto a la posible implantación de cualquier otro sistema de gestión en cualquier otra área de la empresa. Se buscan los mismo objetivos que en otro departamento, como el financiero, de compras o de clientes y comercial. Buscar la mejora y optimización en la la gestión, incrementar la eficacia de los procesos y las personas que trabajan en el departamento, con el fin de minimizar costes y rendir una información precisa y concisa.

Aunque en muchos casos, implantar este sistema de mantenimiento asistido por ordenador no sea una acción prioritaria, hoy en día no se puede imaginar que cualquier empresa no tuviera, por ejemplo un sistema de control financiero, o de facturación ni evidentemente, de seguimiento comercial de acciones tendentes a captación eficaz de clientes. Sin embargo, aun siguen existiendo multitud de empresas que no se plantean implantar un GMAO, y que mucho menos se lo planteen como una herramienta eficaz en el control de costes y seguimiento eficiente en la maquinaria y los mantenimientos.

¿Por qué no existe una cultura de implantación de un GMAO?

En las empresas a lo largo de los años nunca se ha considerado al departamento de mantenimiento como una sección donde los costes son inevitables, no se pueden aminorar o reducir, y no ajustable siempre pensando que si deseas dar un servicio con un nivel de calidad no es aquí donde ajustar costes.

Por este motivo en las empresas vienen considerando que instalar un sistema GMAO no va a aportar valor productivo, justamente al revés, supondrá un gasto adicional en software a veces difícilmente amortizable, porque la rentabilidad y su rendimiento no son tan inmediatos como se desean.

Lógicamente, este enfoque viene dado porque no se tiene en cuenta la relación directa de realizar un correcto seguimiento del mantenimiento frente a la mejora en la productividad, lo que supondrá a medio y largo plazo un ahorro en costes, y la evaluación de los costes de mantenimiento y las piezas de cara al futuro en una instalación.

Por tanto, los directivos de cualquier empresa deben plantearse la implantación de un GMAO, porque aporta un presupuesto más equilibrado y medible, en base al histórico y la evaluación de los costes y la vida media de las máquinas creando unas directrices en consonancia con las posibilidades, necesidades y expectativas de la propia empresa, mejorando los tiempos de puesta en marcha, las acciones frente a imprevistos y las directrices frente a situaciones anormales en todo el personal de la empresa implicado.

El Factor humano

El personal que compone el departamento de mantenimiento está menos acostumbrado a utilizar medios de software y control. En muchos centros de trabajo aun se utilizan sencillas plantillas hechas con Excel o se usan sencillos registros en papel para la asignación de las tareas y los seguimientos de los históricos en los mantenimientos de su maquinaria.

Para conseguir que los profesionales del departamento se impliquen en la implantación de un GMAO, este software debe ser plenamente adaptable a la forma de trabajar del equipo, no haciéndoles notar que supondrá un trabajo añadido y ofreciendo la funcionalidad suficiente que les permita seguir realizando sus tareas habituales.

Por ello un buen GMAO permite facilitar el trabajo a los usuarios y ofrecen la funcionalidad adecuada.

El factor económico

Un GMAO que ofrezca le preste una correcta funcionalidad y flexibilidad no tiene por qué suponer un coste elevado. Si el presupuesto de implantación incluye la compra del software y el contrato de mantenimiento anual, además de la configuración del mismo, la formación a empleados, la puesta en marcha de un plan inicial de mantenimientos así como la creación de informes, adaptación al software ERP que ya tiene la empresa y el no sobrecoste por licencia adicional, esta puede ser la clave para la mejor elección de una solución GMAO de calidad.

Conclusión

A pesar de que parezcan todos estos inconvenientes como aparentemente insalvables, la experiencia nos demuestra que tras la la implantación de un GMAO, las empresas encuentran un rápido retorno de la inversión, reducen, en breve espacio de tiempo, los costes y ayudan a organizar un departamento, a veces, muy aislado, permitiendo obtener información y mejorando el control del gasto en la empresa.

¿Quieres más información?


Acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Otros Posts...