Mantenimientos internos, externos o subcontratados

Como es conocido, en la gran parte de la empresas que manejan un departamento propio de mantenimiento, se hace lo que sería una mezcla entre el mantenimiento por personal interno y la más que habitual externalización de parte de los trabajos que no pueden ser ejecutados. En tiempos pasados, las empresas solían hacer toda la tipología de mantenimientos con el personal de la empresa ya que solían existir los medios necesarios y el personal cualificado para realizar todas las tareas.


En la actualidad, en las empresas, todo esto ya está cambiando de una manera significativa dada la escasez de personal cualificado. Los trabajadores en plantilla, suelen hacer todas aquellas tareas de mantenimiento que se suelen manejar en el día a día de la propia empresa, como por ejemplo pueden ser los mantenimientos correctivos o los mantenimientos programados. Mientras que todo trabajo de mantenimiento que pueda suponer una carga de trabajo extra o que el personal no está debidamente cualificado, se tiende a externalizar.

LOS MANTENIMIENTOS INTERNOS:

De una forma generalizada, los empleados de la empresa son los que suelen realizar tareas de mantenimiento más básicas como pueden ser tareas de engrase o quizás de calibrado de máquinas, sustituciones de correas y/o engranajes, posibles limpiezas de filtros, tareas básicas o sencillas de carácter eléctrico, programación de PLC’s, etc. En general, como vemos, se trata de tareas básicas que suelen conocer de forma exhaustiva y cuya práctica hace que con el tiempo se hayan habituado a realizarla con un cierto nivel de comodidad.

MANTENIMIENTOS QUE SE EXTERNALIZAN:

En esta categoría de mantenimientos, se encuentran gran parte de las acciones que se realizan en la empresa: por los conocimientos que hemos ido teniendo en cuenta a lo largo de las entrevistas que hemos tenido para hacer este artículo, sin estas externalizaciones, normalmente los departamentos de mantenimiento, no podrían hacerse cargo de gran parte de la carga de trabajo.

Hemos detectado digamos, tres categorías en estas externalizaciones:

Externalizaciones legales:

Se puede decir que hay diversos trabajos que debido a su complejidad, puede que la ley obligue a que una entidad externa realice y certifique que el trabajo ha sido hecho según todas las especificaciones de certificación correspondiente. Podríamos poner ejemplos como el del mantenimiento anual de los transformadores de alta tensión y los embarrados eléctricos; y por otra parte, las posibles calibraciones de algunas máquinas calibración en maquinaria especializada. Otro ejemplo podrían ser maquinarias que contienen isótopos de baja o media intensidad y por lo tanto el mantenimiento de dicha maquinaria la tiene que realizar una empresa especializada

Externalizaciones por falta de personal:

Hay parte de tareas, que lo que suele hacerse es llamar a terceras empresas que también se dedican al mantenimiento para que hagan dichas tareas. Como norma estas tareas podrían hacerse por empleados propios por su nivel de leve complejidad. Y esto sucede porque para hacer cualquiera de estas tareas es necesario un tiempo excesivo y el personal interno no puede absorber dicha carga de trabajo por atención a otras necesidades preferentes puntualmente.

Externalizaciones por falta de medios:

Si bien las empresas hace años las empresas solían disponer de maquinaria que le permitía realizar prácticamente todas las tareas de mantenimiento que se necesitasen en los equipos. En la actualidad esto ya no suele ser así y para hacer los mantenimientos o acciones correctoras de los equipos,

se pueden enviar las piezas, a unos talleres externos. Por ejemplo, maquinaria que se envía para hacer rectificados de matricería. 

COMO FUNCIONA EL DEPARTAMENTO DE MANTENIMIENTO

El departamento de mantenimiento suele constar de un pequeño grupo de personas que deben de realizar unos mantenimientos continuos en la instalación durante la jornada laboral. Para esto la gestión se suele realizar por una/s personas que serían las encargadas de proveer, guiar y aconsejar a los distintos operarios, de todas aquellas necesidades que les puedan surgir para realizar sus tareas diarias.

Los partes de trabajo se suelen hacer llegar mediante unas hojas de papel que el personal de la empresa rellena, siempre y cuando se encuentre un problema en el puesto de trabajo relacionado con el mantenimiento.

Una vez llega el parte de avería, un encargado de mantenimiento, lo recopila y lo entrega al operario correspondiente que en función del tipo de trabajo y la complejidad del mismo, crea que debe ser asignado. Entonces cada operario asignado a cada tarea, van realizando los trabajos encargados a lo largo de su jornada laboral, pero en muchas ocasiones, en caso de suceder algún trabajo imprevisto de mayor urgencia, se cambia el plan de trabajo, para poder adaptarse a la nueva situación.

En muchos casos, no solamente se deben realizar las tareas de mantenimiento correctivo, si no que, a en fechas más o menos previstas, se definen qué trabajos de mantenimiento preventivo se deben de realizar durante el período previsto. Lo normal es que a cada operario, se le suele asignar una serie de mantenimientos preventivos, los cuales deben ir realizando según los criterios asignados.

En el departamento de mantenimiento se suele ir controlando la documentación adjunta a cada mantenimiento, como pueden ser la revisiones de los partes de trabajo y los trabajos finalizados por parte del encargado-jefe de mantenimiento; las posibles compras necesarias de material y las revisiones del Stock que pueda existir suelen ser hecha y visadas por parte del encargado de compras y almacén y por último la gestión de las cuentas y temas similares, por parte del jefe de contabilidad.

Dados los ajustes de personal por los que atraviesan las empresas, hoy en día, muchas veces los empleados suelen intercambia algunas tareas para poder ayudar a solventar las puntas de trabajo que se generan en ciertos momentos.

VALOR AÑADIDO PARA SU EMPRESA

Por tanto, si bien en cada empresa, muy teóricamente, se conoce la tipología de los mantenimientos que realiza, cuándo, cómo y de qué manera, la realidad nos lleva, como hemos visto, a ver que todas las tareas se terminan entremezclando y la no utilización de un programa informático, como nuestro GMAO, que ayude a agilizar tareas, ajustar el personal disponible, manejar la documentación necesaria y correspondiente, podría ser una ayuda de amplio valor añadido para ajustar más adecuadamente las necesidades a la realidades del día a día en una empresa.

¿Quieres más información?


Acepto las condiciones de la Política de Privacidad

Otros Posts...